Mis tomates también se hacen mayores :)

Con el primer tomate rojito se me despierta la vena hortelana, así que os voy a enseñar el progreso que llevan nuestros tomates.

Progreso tomates

No me digáis que no son bonitas las flores de las tomateras, amarillo chillón y una estética muy bien cuidada 😉 jijiji

Qué emoción al ver que va saliendo el pequeño tomatillo y poco a poco aumenta su tamaño. Pero qué laaaargo se hace hasta que van coloreando, por eso me alegró mucho ver el otro día el primer tomate ROJO, sí, por fin! Aunque es del tipo Pera, que no es tan bonito como otros, pero muy rico, que al fin y al cabo es lo que interesa, simplemente con un pellizco de sal: delicioso, con sabor, sabor, y no como algunos que compras con una pintaza y luego… saben a agua. A ver si van tomando color estos de las fotos, que ya estoy ansiosa por hacer un gazpacho, por ejemplo… Porque pepinos ya sí tenemos, ya os enseñaré, ya…

Cómo no consumir tomate con los beneficios que nos aportan:

  • Fuente abundante de antioxidantes
  • Reduce el colesterol y protege el corazón
  • Fuente de vitaminas y minerales
  • Contrarresta el efecto del tabaco (Anda, esto no lo sabía yo)
  • Mejora la visión
  • Mantiene el intestino sano
  • Reduce la hipertensión
  • Alivia la diabetes
  • Ayuda al mantenimiento de dientes sanos, huesos, pelo y piel
  • Previene las infecciones del tracto urinario
  • Previene los cálculos biliares
*Fuente: http://www.complejob.net/2011/06/beneficios-del-tomate.html

Esto es sólo un pequeño esquema del artículo completo, para verlo en un golpe de vista. ¿Os animáis?

En breve espero enseñaros estos tomates, para comérselos!!!

¿Os gusta el tomate?   ¿Cómo lo consumís?

¿Os animáis a cultivarlo?

Anuncios

Mi primera fresa de la temporada

Aunque solo sea un pequeño inciso, ya que estos días están resultando menos blogueriles de lo esperado entre unas cosas y otras,  quería compartir mi alegría hortelana…

Pues sí, hace ya un tiempo os enseñé las flores de nuestras fresas y sus beneficios, que no eran precisamente pocos, ¿os acordáis?, pues por fin esta semana me he comido la primera fresa de la temporada!!!! Luego hemos comido alguna más, pero la primera, aquí la tenéis.

Primera fresa

Estaban buenísimas! un sabor como no tienen las de los supermercados, que son muy monas (aunque la mía también lo era), pero luego algunas solo saben a agua, y por supuesto, la satisfacción de ser un producto totalmente natural y cultivado por nosotros en nuestro huerto.

Además, echando un vistazo al resto de plantas de fresas, parece que vamos a tener una muy buena producción, ojalá sea así.

Y lo dicho, a comer fresas, que además de ser y estar buenísimas, tienen infinitas posibilidades: postre, tentempié, batido, decoración de tartas,…

Seguiremos informando 😉

¡Viva la fresa!

A la rica fresa! Conóceme y verás…

Desde que el otro día salí al huerto y vi que las fresas ya tenían flores, no veo el momento coger las primeras y preparar, por ejemplo, un postre como el del otro día: Fresas y Naranja, pero con las mías, que me hace más ilu…

Todo sabemos cómo es una fresa, pero sus comienzos igual no tanto. Aquí las primeras flores:

Fresa Conóceme

No sé si es que las miro con buenos ojos o es que son bonitas desde el principio ¿Qué me decís?

Además de lo ricas que están, son buenísimas, resumimos 10 beneficios.

1. Las fresas son bajas en calorías. Una taza de fresas tiene unas 43 calorías. Además, contienen fibra, que ayuda a regular los procesos digestivos y a reducir la sensación de hambre.

2. Están cargadas de antioxidantes. Sigue leyendo

Así nació nuestro huerto

Tenía pendiente desde que empecé este blog, daros a conocer mi huerto, que tantas satisfacciones nos da (aunque también trabajo, por supuesto). Lo he ido dejando pasar porque en el invierno no nos da su mejor cara. Pero al final he decidido, más bien, contar su historia y evolución para que de alguna manera lo conozcáis de la manera que nosotros lo hemos vivido.

huerto inicio
        Aquí un resumen creo que muy gráfico

Al principio solo era una porción de tierra arcillosa y durísima que costó mucho trabajo adaptar para poder cultivar. Horas de pico y azadón más sacos gigantescos de mantillo o tierra buena para, al menos, intentar que aquello pudiese llegar a dar fruto algún día.

Pero estábamos decididos, y Papá (que aún no era papá ni de coña ni estaba cerca siquiera) tenía mucha ilusión con esto de tener su propio huerto en casa. A mí nunca me habían gustado las plantas, pero no me pareció mal la idea, por lo menos el huerto es más productivo que un geranio… 😉

Y claro, con esto de empezar la operación bikini, decido empezar a dar forma a nuestro proyecto: ni gimnasio ni nada, aquí a cavar y ya verás qué tipazo! Me reventaba pero seguía (todo sea por esculpir el body) dentro de mis posibilidades y ratos libres. Papá, sin lugar a dudas, me daba doscientas vueltas, como poco, pero mi granito de arena puse, eh? Que fui yo la que empecé a materializar el huerto en casa!

Papá hizo una compostera que quedó incluso bonita. Sigue leyendo